No es solo ir a hacer ejercicio con aparatos increíblemente diferentes ya que están hechos en madera la mayoría de ellos. Sino estar justo a la orilla del mar y poder disfrutar de esas vistas que nos regala el amanecer. Es realmente gratificante poder hacer ejercicio ahí

Gabriel Duprat, Marzo 2017